Que concursante de “Gran hermano” en Colombia casi mata a su ex novia

Concursante denunciado/Elenco

Rafael Santamaría, uno de los concursantes del reality show colombiano "Gran Hermano" del canal CityTV, se hizo famoso en su país, pero no por ser uno de los más queridos del show, ni por su talento, sino porque su exnovia acaba de denunciar que el joven casi la mata en un ataque de furia.

La modelo Derly Baena hizo las declaraciones a la revista Elenco, donde aseguró que el participante del reality le propinó una golpiza, un mes antes de que comenzara el programa de televisión, cuando dejó de ser un príncipe para convertirse, según ella, en un monstruo.

"Después de que vio que estaba enamorada, era como un loco inteligente, de esos que piensan bien las cosas antes de hacerlas. Empezó a acosarme, a volverse celoso y autoritario", comentó la denunciante, quien explicó que la paliza que recibió, fue un día en que ella estaba grabando algo con un productor en Bogotá.

"Comenzó a llamarme a gritos, a darle patadas a la puerta. Me monté en mi carro, que él estaba manejando. Me decía vulgaridades, que yo no era una Playboy sino una cualquiera. Me dio una cachetada muy fuerte que me fracturó la nariz y luego de esa cachetada vinieron más y me daba patadas", dijo.

La joven comentó que en ese momento no denunció el hecho por temor y agregó que las heridas que le causó su entonces pareja fueron multiples.

"No me atreví a decir nada. Tenía miedo, inclusive alcancé a tomarme fotos con la nariz fracturada, los ojos hinchados y llena de moretones".

La modelo también comentó que además de la golpiza, su ex novio le robó un dinero.

"Me pidió que le prestara como dos millones de pesos (1,200 dólares); le dije que mi mamá era la que se los iba a prestar. No pagó. Amenazó a mi mamá, le decía que me iba a destruir y donde me viera me iba a 'pelar' (matar). Que yo me aproveché de su fama. ¿Cuál fama? A él no lo conoce nadie. Luego empecé a indagar por él y los pocos que lo conocían no me dieron buenas referencias", dijo la modelo.

Según documentos presentados por la publicación, el joven tiene además una denuncia por estafa, radicada el 14 de abril de 2010, una contra actos urgentes por receptación de automotor el 12 de septiembre de 2009, una por amenazas y además su récord criminal muestra que estuvo preso en Cali en el 2007 con una condena de un año y ocho meses.

Esperemos que la justicia colombiana haga lo suyo y salga a flote la verdad en este caso, pero es inadmisible que se presenten estos hechos de violencia contra las mujeres, no solo en Colombia, sino en otros países de Latinoamérica donde los casos siguen en aumento.

No podemos seguir permitiendo eso, es necesario que se aumenten las penas contra estos hechos y que las mujere que sean víctimas denuncien lo que les sucede. Nadie tiene el derecho de tocar a nadie de semejante manera.

No sabemos aun lo que va a pasar en este caso, pero si puedo decir que a los delincuentes que cometen abusos contra las mujeres hay que ponerlos tras las rejas. Eso no se puede soportar...

Cargando...